Artículos

El solecismo de régimen o enfermedad de las preposiciones

enfermo

El solecismo de régimen consiste en el uso incorrecto de las preposiciones utilizando otra en lugar de la adecuada, omitiéndolas o  empleándolas sin ser necesario.

En el primer caso, un ejemplo sería «Vacuna para la hepatitis», cuando lo correcto es «Vacuna contra la hepatitis».

En el segundo: «Evacuaron los heridos» por «Evacuaron a los heridos».

En el tercero: «A grosso modo» por «Grosso modo».

La ausencia de la preposición puede cambiar totalmente el sentido de una frase:

¿Cómo se identifica un policía? Enseñando su placa.

¿Cómo se identifica a un policía? Usualmente basta con ver su uniforme.

En el ejemplo anterior, no es inusual encontrar discrepancias entre los expertos.

Corrector

La preposición y el complemento directo

Hay quienes defienden que el complemento directo de verbo se construye anteponiendo la preposición a antes del mismo en todos los casos.

a) El mes pasado visitamos a Sevilla.

La verdad es que esta expresión no suena natural, como tampoco:

b) El mes pasado visitamos tu tía Clara.

En cambio, sí suenan naturales respectivamente:

a) El mes pasado visitamos Sevilla.

b) El mes pasado visitamos a tu tía Clara.

Por tanto, la norma establece que el complemento directo se construye con la preposición a para referirse a personas, animales o cosas personificadas (b).

Claro, que opinamos que subyace cierta subjetividad en esta norma al plantearnos qué es exactamente una ‘cosa personificada’. 

c) Vi la muerte en sus ojos.

d) Vi a la muerte en sus ojos.

En el ejemplo anterior d), ‘la muerte’ se está personificando. Así pues, entendemos que tanto c) como d) son válidas.

Además de lo anterior, la preposición se emplea siempre que pueda existir ambigüedad. Un buen ejemplo es la frase mencionada sobre el policía y la forma de identificarse (o de ser identificado).

Otro ejemplo:

Sostiene la verdad el imperio de la ley.

La verdad y el imperio de la ley son ‘cosas no personificadas’. ¿Cuál sostiene a cuál?

Sostiene a la verdad el imperio de la ley.

Sostiene la verdad al imperio de la ley.

Corrector de textos

El pronombre relativo que y las preposiciones

Siempre que el pronombre relativo que funcione como complemento indirecto o como complemento con preposición se construirá anteponiendo la preposición correspondiente:

Omitir la preposición es un error bastante extendido.

El músico que comparan con Ray Charles.

El músico al que comparan con Ray Charles.

Me he encontrado con el músico que te hablé.

Me he encontrado con el músico del que te hablé.

También lo es omitir la preposición y añadir un pronombre personal.

Esta mañana ha venido el hombre que debes diez euros.

Esta mañana ha venido el hombre que le debes diez euros.

Esta mañana ha venido el hombre al que debes diez euros.