Artículos

Comillas: tipos y modo de empleo

Comillas (Cantabria)
Comillas (Cantabria)

En ortotipografía, existen tres tipos de comillas:

‘ simples’

“inglesas o redondas”

«castellanas, angulares o sargentas»

Las comillas inglesas o redondas y castellanas, angulares o sargentas son equivalentes y, básicamente, tienen dos funciones:

1- Encerrar frases textuales.

Juana me dijo: “Es lo que hay”.

2- Enmarcar palabras sobre las que se pone especial énfasis, sobrenombres, nombres de cosas, animales o personas…

Marisa llama a su perro «Rufián».

Resulta posible encontrar un caso especial en los textos literarios, donde las comillas encierran pensamientos de los personajes, mientras que las rayas o guiones largos hacen lo propio con los diálogos o palabras pronunciadas de viva voz.

—No entiendo por qué llamas así a tu perro —señaló Juana.

«No entiendo por qué llama así a su perro», pensó Juana.

Además de los casos anteriores, es muy común para citar palabras textuales dichas o escritas.

Ya casi no podía dar un paso más cuando se dio de bruces con una verja y un letrero que rezaba así: «Proibido el paso a toos los malnasíos, que hos mato».

Las comillas simples se utilizan de la misma manera que las anteriores, pero cuando están contenidas en otro texto ya entrecomillado.

Juana me preguntó: «¿Sabías que Marisa llama a su perro ‘Rufián’?».

Siendo equivalentes, las comillas redondas y las sargentas no deben emplearse al mismo tiempo en un texto.