Corrector de textosEnglish

 

 

 

 

 

Errores de estilo

 

La corrección de estilo es un paso más en el proceso de depuración de un texto. El corrector de estilo, una vez corregidas la ortografía y tipografía, debe prestar atención a una serie de errores de entre los que destacamos los siguientes:

Silepsis

Falta de concordancia en el género, número o persona; es decir, discordancia. Proviene del griego sullepsis, que significa 'comprensión'.

La Asociación Estatal de Padres de Alumnos, que integra a la mayor parte de las asociaciones de este tipo, consideran que el decreto que...

La Asociación Estatal de Padres de Alumnos, que integra a la mayor parte de las asociaciones de este tipo, considera que el decreto que...

Anacoluto

Frases rotas, en las que la segunda parte no corresponde con la primera.

Es responsabilidad del promotor la publicidad del producto, que debe estar incluido en la correspondiente ficha de promotores.

Es responsabilidad del promotor, que debe estar incluido en la correspondiente ficha, la publicidad del producto.

Anantapódoton

'Carente de correspondencia simétrica'. Variante del anacoluto en la que solamente se expone uno de los dos elementos correlativos que deberían aparecer en la frase.

Nuestro producto permite, por una parte, optimizar el flujo de información entre los diferentes procesadores y garantizar que dicha información sea correcta.

Nuestro producto permite, por una parte, optimizar el flujo de información entre los diferentes procesadores y, por otra, garantizar que dicha información sea correcta.

Pleonasmo

Redundancia, énfasis. Utilización de palabras innecesarias.

Sube arriba. Entra dentro de la casa. Pequeño librillo.

El pleonasmo es la figura opuesta a la elipsis.

La elipsis consiste en suprimir elementos de la frase con el objeto de dotarla de brevedad, énfasis, poder sugestivo... En este caso, puede utilizarse como recurso estilístico.

Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso... ¡yo no sé qué te diera por un beso! (Bécquer.)

Anfibología

Del griego amphibolia, que significa 'ambigüedad' o 'doble sentido'.

Pedro me repetía que él no tomaba medicinas continuamente.

Pedro me repetía continuamente que él no tomaba medicinas.

Cacofonía

Repetición casual de palabras o sílabas que provocan un sonido desagradable. El término proviene del griego kakos ('malo') y phono ('voz').

La investigación sobre la clonación es un asunto vital para la nación.

Impropiedad

Empleo de palabras con significado distinto del que tienen.

Ejecutivo agresivo. Hicimos una frugal revisión del trabajo.

Dequeísmo

Uso de la preposición "de" delante de "que" inapropiadamente.

Pienso de que se ha ido.

Pienso que se ha ido.

Adequeísmo

Lo contrario al anterior, eliminación de elementos de enlace necesarios.

Se lo pedí, aun a sabiendas que no me lo daría.

Se lo pedí, aun a sabiendas de que no me lo daría.

Muy por delante del dequeísmo se encuentra el uso del adequeísmo. Este error, cada vez más frecuente, es fácilmente detectable hoy en día en los medios audiovisuales entre usuarios supuestamente profesionales (políticos y algunos periodistas) que, ante la duda de incurrir en dequeísmo, eliminan injustificadamente la preposición 'de'.

No obstante, existen casos en los que es válido el empleo, o no, de la preposición 'de':

Le informó que el precio era excesivo.

Le informó de que el precio era excesivo.

Zeugma

La palabra griega zeugma significa 'enlace, que sirve para unir'. Según el DRAE, 'consiste en que cuando una palabra tiene conexión con dos o más miembros del período, está expresa en uno de ellos y ha de sobreentenderse en los demás'.

Era fumador, de complexión atlética, moreno, de piel tostada, gran madrugador y algo mujeriego.

En la frase anterior, el verbo 'era' se refiere a los seis atributos, pero solo aparece en el primero. Es decir, debemos entender que tales atributos pertenecen al pasado.

No obstante (o precisamente por eso), el zeugma nos posibilita eliminar innecesarias reiteraciones.

Santiago compró una guitarra; su hermana (compró), un tambor, y su primo (compró), unas maracas.

Muletillas, tics o vicios

Al igual que tendemos a repetir una determinada palabra, expresión o entonación cuando hablamos, sucede lo mismo cuando escribimos. Los vicios se caracterizan por surgir de forma inconsciente e imprevisible, son personales y a veces muy difíciles de detectar. Son tan personales, que pueden llegar a ser la 'firma' del autor; sin embargo, el problema aparece cuando empobrecen el texto. En este caso, la solución pasa por eliminar algunos y/o sustituirlos por sinónimos.